Follow by Email

jueves, 26 de mayo de 2011

Tradiciones y costumbres, página 12




SERVICIO MILITAR- 
El servicio militar era obligatorio y se hacía a los 21 años aproximadamente. Recibías una carta del Ayuntamiento del Valle donde se te indicaba que día tenías que presentarte para que te hicieran una ficha con la talla, el peso, y alguna cosa más. Luego el Ayuntamiento enviaba las fichas a la Caja de Reclutas de Pamplona, incluyendo las alegaciones que particularmente hubiera algún mozo y a esperar que te volvieran a llamar a filas.Los quintos del valle se juntaban un día señalado y salían a pedir por todos los pueblos. Con lo recaudado en alimentos y dinero hacían una merienda.


LA TABERNA- Lugar de charla y reunión de los vecinos. El concejo la sacaba a subasta. Se abría todos los días. La bebida más vendida era medio litro de vino, mezclado en un jarro con dos gaseosas, para luego servirlo en vasos a los concurrentes. El vino se acompañaba de unos puñados de cacahuetes (“cascaueses”, les decíamos). El gasto se pagaba “a escote” o por “ronda”. También se expendía cerveza y coñac. Era el lugar destinado para hacer las meriendas. Cuando no había taberna, la merienda de los mozos se hacía por las casas de cada uno de ellos siguiendo la “renque”. En algún tiempo hubo dos tabernas, entonces se alternaba el acudir, yendo  a una por la mañana y a la otra por la tarde.  La taberna disponía de un cuarto donde se organizaban por las fiestas patronales  un juego de apostar dinero,  de moda entonces, que se llamaba “el parar”. Acudían gentes de otras partes del valle y se jugaban grandes cantidades de dinero.









No hay comentarios:

Publicar un comentario